EL SEGUIDOR EN LA SOMBRA

por | Dic 10, 2020 | Relatos, Reseñas Literarias | 1 Comentario

EL SEGUIDOR EN LA SOMBRA

Nos conocíamos de hace mucho y ni si quiera sabía tu nombre, eras un seguidor de mis redes sociales pero no cualquier seguidor, de esos que te salen que ha publicado una historia y es la primera que vas a ver, te seguía y admiraba en la sombra, me inspirabas fortaleza y superación en cada nueva publicación en la que demostrabas que no hay problema en la vida que pueda tumbarnos.

Un día, en una de tus publicaciones en la que hablabas sobre tus baches, me arme de valor y decidí ir mas allá de un simple “like” o un comentario banal, así que te hable directo explicando la fuerza de tu mensaje, que para nada demostrabas debilidad sino justo lo contrario y que indirectamente estabas ayudando a otras personas que quizá estuvieran pasando por una situación similar. Me ofrecí a darte todo mi apoyo y me inundaste de gratitud, ahí quedó nuestra carta de presentación.

Seguimos cada uno con su vida, sin parar a pensar que quizá algún día nuestros caminos se cruzarían, sin parar a pensar que cada vez que abría instagram y me salía una publicación nueva tuya en un autoreflejo, iba directo a verla como si no tuviera importancia alguna. Ahora sé que seguía siendo tu seguidor en la sombra.

De repente, volvimos a hablar invitando al tiempo a que nos uniera en un café, no lograba entender porque me invadía un nerviosismo el solo pensar que te iba a conocer hasta tal punto de querer echarme atrás pero, por fin llegó el día.

Plaza España, seis y media de la tarde en un día frio de invierno esperando a que llegarás, las piernas me temblaban andando de un punto a otro para evitar quedarme congelado, te vislumbre entre una multitud deseosa de no encerrarse en casa, te abalanzaste sobre mí con un abrazo lleno de sentimiento, como sí nos conociéramos de hace años y llevásemos tiempo sin vernos. 

Bajo aquellas luces navideñas al mas estilo epiléptico nos encontrábamos los dos paseando y sin parar de hablar, no podía parar de observarte y sentir la tranquilidad que me transmites. No quería irme, no quería que las agujas del reloj marcaran el final de esa cita impuesta por leyes gubernamentales que dictaban el encerramiento en casa de toda la ciudad.

Seguimos quedando y conociéndonos cada día más, hasta aquella cita en mi casa que cogiste tu guitarra y te pusiste a cantar, a enseñarme tus obras creadas de tu puño y letra, yo que soy incapaz de entonar una sola palabra pero de expresar todo a través de la música. Escucharte era encontrarme en una nube de paz, te clavaba la mirada e incapaz de cerrar la boca quería mas y mas, te estaba conociendo como persona a través de cada nota, de cada acorde, de cada palabra… me estabas contando tu vida en verso y eso me fascinaba, sentía que eras la persona de mi vida. 

Desde ese día no he dejado de escuchar tus canciones, las he llevado conmigo a todas partes, las he tarareado y aprendido sus letras, letras que desprenden una fuerza emocional de alguien que ha entrado en mi vida sin esperarlo y sin buscarlo, y que espero que no se vaya.

El seguidor en la sombra

Perdido en la noche en la constelación 

flotando entre esferas sin color,

suicida volaba y me atrapo el fulgor 

de tu luz oscura de neon, 

ardía la nieve alrededor 

de este cuerpo frágil ya sin voz,

senti entre los huesos el temblor

mi tenue latido se apago,

tratar de huir no fue la solución…

Te has convertido en alguien especial, te has convertido en alguien con quien quiero pasar cada segundo y vivir momentos inolvidables. Apareciste de la nada como una ráfaga de luz, cuando sostuve tu mirada el ruido se apago, esa frase de una canción de Amaral describe muy bien aquella primera vez. 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 5 Promedio: 5)

1 Comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Publicaciones
Alejandro Barriendos AdministratorContributor

La ilusión de la palabra

follow me
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 5 Promedio: 5)

1 Comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NEWSLETTER

    Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe un mini relato mensual.

    ¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad.