NAVEGANDO

 

Aquí estoy, frente a mi vida,
ante esta página en blanco;
abarcar tan poco y tanto,
laberinto sin salida.

Sí, todo amor es suicida
y no despliega su manto.
Resignado estoy nadando
esperando su venida.

Tú, princesa consentida;
yo, esnifando todo llanto.
Sólo quiero saber cuándo,
planteando ya mi huida.

Tú, abstracta prometida;
un solo rostro o tantos.
Desearía conocer cuántos
por si toca la partida.

La ilusión, ya pervertida;
amor, siempre puro y santo.
Resignado estoy volando
esperando su venida.

Atrapo estima debida
y la felicidad forzando;
Solo ahora voy remando
por la charca de la vida. 

Navegando

Fotografía cortesía de Rocío Sánchez (IG rocisanzz)

Valora y comenta la publicación

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 4 Promedio: 4.8)

1 Comentario

  1. Carmen

    Pero qué poesía.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Juan Francisco Marín ContributorSubscriber
El autor no ha introducido contenido.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 4 Promedio: 4.8)

1 Comentario

  1. Carmen

    Pero qué poesía.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NEWSLETTER

    Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe un mini relato mensual.

    ¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad.